facebook  twitter  youtube

telefono(011) 4773-8588

whatsapp15-5637-0534

emailescuelaoriente@fibertel.com.ar

El envejecimiento es un proceso muy individual, cada persona envejece a diferente velocidad y de distintas maneras. El proceso de envejecimiento varia según las circunstancias de la vida de cada persona: salud, ingresos, familia, personalidad, etc. Este proceso es complicado y abarca todo el organismo incluyendo al sistema nervioso central variando entre un órgano a otro y entre distintos individuos.

Leer más...

Los pies son la base de sustentación del cuerpo y también el reflejo de nuestra forma de vivir. Los pies hablan por sí mismos. Recordemos algo de su anatomía: los huesos del pie están ordenados en forma abovedada para darle fuerza y elasticidad al pie y facilitar así el movimiento. Se divide al pie en tres regiones: una posterior o retropie o tarso posterior, formada por dos huesos grandes y superpuestos uno encima del otro, denominados calcáneo y astrágalo -este último se articula con la tibia y peroné por arriba y con el calcáneo y el escafoides por abajo y se orienta hacia delante y hacia adentro-.

Leer más...

La rodilla es una articulación mayor y compleja de ubicación superficial. El síndrome doloroso consiste en dolor, hinchazón, atrofia y limitación funcional de sus movimientos, siendo la causa más frecuente del mismo la artrosis y los defectos de alineación de las caderas, así como los desajustes lumbares.

Leer más...

Mucho antes de que existieran los aparatos de rayos x, los escáners y los análisis de sangre, los sanadores tradicionales empleaban métodos no agresivos para determinar el estado de salud, el talento y el carácter. De estos conocimientos surgió un profundo aprecio por la unidad de cuerpo, mente y espíritu. Para el diagnosticador oriental, el cuerpo es la manifestación física del alma. Cuerpo y alma son uno. El cuerpo es a la vez síntoma y símbolo del espíritu.

Leer más...

Aromaterapia

Los aceites esenciales provenientes de plantas fueron usados desde la antigüedad en baños y cosméticos. Los aromas provocan en nuestro cuerpo una serie de reacciones emotivas. De todos los sentidos el olfato es el que está más directamente relacionado con el centro emocional-instintivo del cerebro. El olor se detecta primero por la mucosa detrás del tabique nasal, que contiene células receptoras olfativas. Al inhalar las moléculas odoríferas se filtran y calientan y estimulan a las neuronas olfatorias. De esta manera la información pasa al cerebro y se relaciona con los recuerdos, sentimientos y emociones.

Leer más...