facebook  twitter  youtube

telefono(011) 4773-8588

whatsapp15-5637-0534

emailescuelaoriente@fibertel.com.ar

Casi todas las técnicas o artes curativas orientales apuntan a influir sobre el campo energético humano y el shiatsu resulta sin duda un ejemplo característico de esta actitud ante la salud.

Y la intención de influir sobre el campo energético está dada por el hecho de que existe un preciso cuerpo energético que enferma antes que el cuerpo físico. Con el paso del tiempo el desequilibrio se profundiza hasta dañar el órgano - o los órganos - correspondientes a la desarmonía que se manifiesta primero en un plano energético. Pero generalmente tomamos la aparición del síntoma ( dolor, malestar, etc.) como el inicio del trastorno. No tenemos en cuenta que un desarreglo, para manifestarse en el plano físico tuvo que comenzar mucho antes en la dimensión energética, provocando una serie de manifestaciones que en la medicina actual las llamamos "funcionales" pues no son comprobables por ningún método complementario de diagnostico (análisis de sangre u orina, Radiografía, Tomografía, resonancia magnética, endoscopias, etc). Estas manifestaciones son fuente de innumerables consultas medicas y requerimientos de los pacientes ("me duele la cabeza, no puedo dormir, estoy angustiada/o, tengo dolores de abdomen, etc"), porque producen muchas molestias y constituyen la vida misma concreta de la persona llegando a disminuir en ocasiones sensiblemente la calidad de vida. No obstante , en la consulta con el médico especialista por estas dolencias, a veces no se les da la importancia que tienen y se le ofrecen al paciente drogas para disminsistema de alerta que poseemos los seres humanosuir la ansiedad frente a sus síntomas . De tal manera se recurre a aplacar un llamado de atención del cuerpo que es un valiosísimo sistema de alerta que poseemos los seres humanos. Nos indica la necesidad de tomar alguna medidas para cambiar por ejemplo un hábito que nos esta enfermando. Es importante recordar - para enfatizar esta distinta actitud ante las manifestaciones corporales - que un órgano o sistema puede tener conservada su estructura anatómica pero aun así no cumplir correctamente con todas sus funciones, que pueden encontrarse alteradas ya por estar enlentecidas o excesivamente aceleradas.

medicinas

En el zen shiatsu, como en otras terapias complementarias a la medicina occidental, se entrena a los terapeutas para que con determinados elementos como son la observación y palpación de diferentes regiones del cuerpo (espalda, abdomen, etc), el interrogatorio minucioso de los síntomas que presenta el paciente, la historia personal física y emocional, etc, pueda hacerse un diagnostico de su estado energético-funcional, como así también un pronostico de la posible evolución de sus síntomas para cumplir con la finalidad apuntada: determinar en el plano energético una dolencia que no se expresó aún en el plano físico, y de tal manera impedir que esto ocurra . Y si el paciente ya tiene trastornos orgánicos evitar que éstos se profundicen. Por lo tanto en nuestro ejemplo de terapia, el zen shiatsu, se nos ofrece no solo un tratamiento para ciertos trastornos sino también la posibilidad de prevenir males mayores.

En Occidente las consultas a las medicinas complementarias ocurren como ultima opción luego de varios fracasos terapéuticos anteriores. En Oriente en general, las personas están educadas para consultar aunque se sientan saludables, justamente para prevenir cualquier desorden.

Al aplicar la medicina es imposible no observar la diversidad de la vida: jamás encontraremos una persona igual a otra, nunca veremos en una misma especie animal dos ejemplares idénticos. Pero del mismo modo que al tratarse de una mesa, silla, ventana, vemos que sus formas difieren pero que su esencia es la misma - en este caso la madera- lo mismo ocurre con el ser humano, a pesar de sus enormes diversidades individuales , existe una esencia común. También estamos en la misma situación respecto de los enfoques de la salud y las terapias - cuando son auténticas y realizadas por personas idóneas- pues todas tienen sus meritos que se deben no a su forma externa, ya que todas difieren en esto entre si, sino a los principios subyacentes sobre los que edifican su accionar . Y justamente estos principios son el hilo conductor que las conecta entre si. Por cierto una técnica se vuelve efectiva cuando el que la instrumenta maneja y comprende estos principios subyacentes. Esto seria lo mismo que decir que un martillo o cualquier herramienta no es efectiva por si misma sino que dependerá de la habilidad del que la use para extraerle a la herramienta su máximo potencial.

Por lo tanto está claro que los diferentes enfoques de la salud (medicinas occidental y moderna, medicinas orientales y antiguas) no son la realidad, sino son modelos interpretativos de la realidad, y cada una de ellos aporta las herramientas necesarias para mirar al ser humano desde diferentes ángulos. Por cierto los principios subyacentes para comprender al hombre y su funcionamiento entre las llamadas medicinas blandas (medicina oriental, homeopatía, antroposofía, etc) son esencialmente los mismos en la mayoría de los casos, mientras que estos principios difieren en muchos puntos al comparar las medicinas antiguas con la moderna.

Ambas son necesarias, ya que aportan sus conocimientos y completan así un modelo mas adecuado del ser humano y se espera que ambas se integren cada vez mas en el futuro. La medicina moderna hace su contribución cubriendo el aspecto material de la persona y las medicinas blandas lo hacen desde una comprensión energética y funcional. Son complementarias . Por ejemplo si un paciente padece una anemia por falta de hierro, por más energía que movilicemos con la acupuntura o demás técnicas, no podremos con eso cubrirle su carencia sin administrarle hierro y modificar su dieta . Pero si una vez administrados, aumentamos su nivel energético vamos a optimizar el uso del mineral faltante. Por eso se ha dicho con razón: toma el conocimiento de las investigaciones de Occidente y la comprensión unificadora de Oriente, y busca lo más adecuado .

Dra Alejandra Maratea